25 NIÑOS TOMAN CLASE EN AULAS CONSTRUIDAS CON PEDAZOS DE MADERA

Padres de familia claman a la alcaldesa Nubia Ramos para que agilice gestión ante Sepyc

.

La Ladrillera de Mochicahui, El Fuerte, Sinaloa.- Juanito tiene la escuela prácticamente a la puerta de su casa, un terreno de 40x40 ubicado en la zona baja entre un canal de riego y unas tierras de labranza propiedad del agricultor Placido “pachi” Vega, que fue quien les donó esa area que fue habilitada para que 25 niños de primero a sexto grado de primaria tomen clases practicamente al aire libre en las dos aulas que fueron construidas con desperdicios de madera y laminas.

El cielo les sirve de techo a estos infantes que tenían que caminar casi dos kilómetros, pasar por un basurero a cielo abierto con el riesgo de sufrir alguna eventualidad en su paso por llegar a la escuela Francisco González Bocanegra en el poblado Mochicahui, esto obligó a sus padres a construir las dos aulas.

A la libreta y lápiz, que deben llevar diario, los pequeños agregan a sus útiles escolares un banquito o una silla y su mesa; los más pobres se sientan en algún balde habilitado como pupitre, la escuela es multigrado de educación indígena y es a su vez extensión de El Jupare.

Rodolfo Buitimea Moroyoqui imparte primero, segundo y tercer grado mientras que en la otra aula, toman su clase los alumnos de cuarto, quinto y sexto grado con la profesora María Magdalena Pacheco.

Fueron las madres de familia Alma Rosa Serna, Griselda Portillo Álvarez y María Paz Luque acompañadas por el profesor Rodolfo Buitimea, abordaron a la alcaldesa Nubia Ramos Carbajal cuando se encontraba en el poblado Mochicahui, le pidieron que intercediera ante la Secretaría de Educación Pública (SEP) para que les agilicen la construcción de las dos aulas, la alcaldesa los subió a su camioneta y los llevó hasta esa comunidad de 500 habitantes para constatar personalmente la magnitud del problema. Desde ahí se comunicó con el Director de Educación Básica de la Sepyc.

Cerca de estas improvisadas aulas, la constructora Calsa depositó material de escombro para el relleno de la parte baja donde se realizará la construccion, Ramos Carbajal instruyó al Director de Obras Publicas para distribuir y emparejar el terreno, tambien ofreció a los padres de familia, jornaleros agricolas, que mientras la Sepyc construye las aulas, van a instalar ventiladores para que los niños no sufran el calor.

La señora Alma Rosa Serna dijo que sus hijos, de nueve y 11 años de edad, asisten con el resto de los niños a tomar clases a pesar de las inclemencias del tiempo con la voz cansada solo acertó a decir “ayúdanos Presidenta, tu eres mujer, tu sabes lo que sufrimos las mujeres”.



La petición fue secundada por una decena de vocecitas: Queremos escuela, Queremos escuela, Queremos escuela y la alcaldesa les confirmó que tendrán sus dos aulas “los padres de familia ya hicieron su parte, ahora nos corresponde a los gobiernos estatal y municipal hacer nuestra parte”.



REPRODUCIR AUDIO

REPRODUCIR AUDIO

Publicado el 29 de Marzo del 2017